Debo loar la gran labor que realiza Proyecto Litúrgico. Los materiales principales de los ornamentos son nobles, a la vez que tienen un acabado que recuerda a las casullas antiguas de gran calidad. Las que son de estilo medieval tienen un acabado que no parece artificial, como suele suceder hoy cuando uno las adquiere en otras tiendas. Así pues, la mano artesanal se nota en la inclusión de piedras, perlas y en la confección a juego de la casulla con la estola y la palia. La verdad es que vale la pena adquirir los ornamentos aquí ya que el precio no es en absoluto desorbitado. Adquirí una casulla tardo-medieval que combinaba la noble sencillez que pide la Sacrosantum Concilium del Vaticano II, así como la solemnidad propia de las celebraciones más señaladas del calendario litúrgico. Quizá noto a faltar, y lo digo como una petición para el futuro, materiales como el damasco o la seda adamascada. Quedé impresionado con la fluida comunicación de Vicenzo Busco, informando en todo momento la confección de la casulla, así como con la rapidez del envío. Todo sea para mayor glorificación de Dios en nuestras acciones litúrgicas.